jueves, 29 de enero de 2009

Infecciones Vaginales (Relación con Tricomoniasis)

La higiene íntima femenina frecuentemente es vulnerada por tres enemigos microscópicos: las bacterias, los hongos y el llamado trichomona vaginalis. En algunas ocasiones estos agentes encuentran condiciones físicas y ambientales idóneas para multiplicarse en el organismo, lo que suele provocar una infección vaginal mejor conocida como vaginitis. Este problema es muy común y se presenta como uno de los motivos más recurrentes de visita al ginecólogo.




Primer enemigo: Bacterias
La vaginosis bacteriana, también llamada vaginitis inespecífica, constituye la infección cervico-vaginal más frecuente en mujeres en edad reproductiva y representa de 20 a 30% de este tipo de malestares. Se asocia con un desequilibrio entre la proporción de bacterias que habitualmente coexisten en la vagina; es decir, cuando se presenta disminución de las buenas y un aumento de las dañinas.
Si bien aún son confusas las causas de la vaginosis bacteriana, se sab que no se da por contacto con inodoros, lencería, piscinas o por tocar objetos. En cambio, sí está asociada con actividades o conductas que alteran el equilibrio entre las bacterias buenas y dañinas. Por ejemplo, una nueva pareja o múltiples compañeros sexuales; o bien, duchas vaginales frecuentes con benzal o isodine. Si bien el papel del sexo no es determinante, las mujeres sin actividad rara vez presentan este padecimiento.


Segundo enemigo: Hongos
Por su parte el hongo Candida albicans provoca, en la mayoría de casos, la llamada candidiasis vulvovaginal, infección común en la etapa reproductiva. Se calcula que al menos 75% de todas las mujeres presentará, en algún momento de su vida, un episodio de candidiasis y, de 40 a 55% de éstas un segundo episodio.
Dentro de la candidiasis vulvovaginal, se han identificado tres grupos de mujeres: El primero se enfoca en las que nunca desarrollarán síntomas aunque estén colonizadas durante meses o años por este hongo. El segundo corresponde a las que presentarán episodios aislados, y el último grupo a la de aquellas que presentan tres o cuatro episodios recurrentes al año.
Tercer enemigo: Trichomona vaginalis
Este organismo unicelular causa la llamada tricomoniasis vaginal, catalogada como una de las infecciones de transmisión sexual más comunes.
La tricomoniasis afecta tanto a hombres como mujeres. No obstante, los síntomas son más comunes entre ellas. Generalmente los varones no presentan sintomatología, pero un hombre portador puede continuar infectando o reinfectando a una mujer hasta que reciba tratamiento. Por eso es importante que ambos integrantes de la pareja se atiendan al mismo tiempo.


Esta variedad de agentes patógenos genera la necesidad de abordar desde un inicio y en forma integral las infecciones vaginales. Frente a ello destaca el uso de Gynotran, fármaco que combina dos sustancias eficaces en el tratamiento de la vaginitis: el metronidazol, un potente bactericida y triconomicida, junto con el nitrato de miconazol, un agente químico de amplio espectro contra hongos patógenos (fungicida).

1 comentario:

  1. hola quisiera saber si es curable y no se duerme el parasito me explico si con el tratamiento se mata el parasito o lo calma

    ResponderEliminar